Bruselas en Familia

Bruselas es una capital europea ideal para viajar en familia que a buen seguro colmará las expectativas de todos sus miembros en una escapada de 3 ó 4 días.

A continuación os contamos una experiencia viajera en la que viviréis una gran cantidad de experiencias:  

Lo primero que hicimos fue explorar el mundo de los dinosaurios: tras empezar el día cargando pilas con un buen desayuno, tomamos el tranvía en dirección a la galería más grande de dinosaurios de Europa, en el Museo de Ciencias Naturales. Así comienza nuestra escapada en familia. En el parque jurásico, los niños se quedarán maravillados un buen rato, pero hay muchos otros lugares por descubrir en este magnífico museo.

A continuación nos dirigimos a la cercana Place Jourdan para comer un buen cucurucho de patatas fritas en la conocida Maison Antoine. Bruselas cuenta con numerosos quioscos de patatas fritas; en casi todos los barrios hay una de estas auténticas instituciones, algunas de las cuales incluso permanecen abiertas durante toda la noche. Y, de repente, nos encontramos rodeados de instituciones europeas, en una de las numerosas terrazas de esta ciudad ubicada en el centro.

Escuchamos hablar muchísimas lenguas europeas, ¡nos encanta la algarabía de acentos! A los niños les gusta mucho viajar por Europa y, en particular, a las grandes ciudades. Como estamos en el Barrio de Europa, nos dirigimos a la glorieta Schuman, donde tienen sede una serie de edificios de las comunidades europeas. Y de pronto estamos en el magnífico Parque de Cinquantenaire, con su gran cantidad de museos. Por cierto, ¡en Bruselas hay muchos museos para niños! Antes de entrar en el museo principal, y dado que hace buen tiempo, primero tomamos altura en la parte superior de la arcada, accesible desde el Museo del Ejército.

Clic, clic… Fotografías obligatorias, sobre todo a la vista de las grandes arterias de una y otra parte del parque. ―Sorpresa!!!, se ve el Atomium! . Ya tenemos ganas de ir a visitar este monumento, pero tendrá que ser mañana.

Entre la gran oferta de museos que hay en esta ciudad, decidimos empezar el día siguiente visitando los Museos Reales de Arte y de Historia - Museo del Cinquantenaire, y el modo importa. Decidimos dividirnos en dos grupos, los chicos irán a ver los coches y las chicas, las colecciones de los museos de arte. Los chicos han abierto las puertas de Autoworld con alegría. Desde que han entrado, no saben por dónde empezar con tantos coches increíbles que hay. Por supuesto, se han quedado prendados por el célebre Michel Vaillant en la zona de automóviles deportivos. Las chicas, nos hemos decidido por una oferta especial. Nos hemos puesto las gorras de detectives y nos hemos sumergido en la investigación del conocido juego Cluedo en el claustro del museo. Es una de las actividades para niños del museo.

 

 

En la recepción del museo nos han entregado un kit especial para los niños. ¡Qué sorpresa! A lo largo de nuestra visita, Raúl se cruza con la momia que inspiró a Hergé para su aventura de “Tintín y las 7 bolas de cristal”, pero también con la estatua Arumbaya de La oreja rota. Toda la parte del museo dedicada a Egipto, sus momias y tumbas con jeroglíficos y joyas refinadas nos apasiona. Es genial distraerse cultivándose de esta forma. Al salir del museo, los niños se han ganado que se les haga la boca agua en la Heladería Capoue, situada en la Avenue des Celtes, a dos pasos. ¡Mmm…! El helado con sabor a spéculoos y con pan de especias nos resultará difícil de olvidar. De repente, la camiseta de los niños empieza a cambiar de color…

Volvemos al centro de la ciudad, cruzamos la magnífica Grand Place, salimos a saludar el ketje o mancebo de Bruselas, Manneken Pis, y nos detenemos, como es de suponer, frente al fresco de Tintín (en el recorrido de Frescos Murales del cómic), en la Rue de l’Etuve. Clic, clic, clic… Algunas fotos que no se nos olvidará colocar en el muro de nuestras redes sociales preferidas. ¡Qué divertidas están siendo estas vacaciones con los niños!

Cena en el Hard Rock Café Brussels

Decidimos ir a cenar al Hard Rock Café ubicado en la Grand Place. ¿Qué comemos? A los niños les encanta tanto el menú especial como las animaciones. Mientras esperamos que sirvan la comida, esperan pacientemente con actividades de ocio para niños. Y, como es de suponer, nosotros no nos podemos resistir y compramos un artículo Hard Rock Café para nuestra colección.

La velada transcurre de maravilla, decidimos acabarla en el Crosly Bowling que se encuentra en las cercanías, en la parte baja del Sablon, en el Boulevard de l’Empereur. Jugamos una partidita los cuatro y… ¡Oh! ¡Sorpresa! Ganan las chicas…nos toca volver a nuestro hotel a descansar, pues ha sido un día ajetreado y mañana tiene visos de ser parecido. ¡Al ser padres jóvenes, nos parece muy divertido viajar con los hijos!

¡Más información en nuestra web de Bélgica Turismo!

 

 

Continúa nuestra escapada en familia… Padres e hijos descubrirán el Atomium, la historia de Bélgica y los monumentos de la Unión Europea.

Tras un buen desayuno, nos ponemos en camino

Y ya estamos en plena forma para afrontar el día en familia por la Place du Jeu de Balle y su conocido Rastro. Se nos ha metido entre ceja y ceja que podemos  sumergirnos de nuevo en la película de nuestro héroe preferido y encontrar una réplica de El Secreto del Unicornio, el conocido buque del cómic de Tintin cuya película vimos hace pocas semanas de nuevo. Proseguimos nuestro camino, entre la Rue Blaes y la Rue Haute, en las que nos paramos a mirar un sinfín de escaparates.

Aquí se encuentra el paraíso de los fanáticos de la decoración. Pero viajando con niños, la pasamos rápido mientras los adultos pensamos al unísono que Bruselas bien merece también una escapada romántica, sin niños.

¡Nos dirigimos a la estación de metro más próxima para ir a la Explanada del Heysel!

Por fin hemos llegado al símbolo de Bruselas; el Atomium, la atracción más popular de la ciudad. Todos abrimos los ojos como platos. Impresionante. En el interior, su emocionante ascensor nos lleva a la esfera superior en la que disfrutaremos de las magníficas vistas, aproximadamente, a 92 m de altura. Incluso se ha acondicionado un restaurante. Continuamos explorando las demás esferas en las que las se presentan las distintas exposiciones. Si por los niños fuera visitaríamos todas las esferas de André Waterkeyn, el ingeniero-arquitecto de este proyecto único.

Nos encontramos en el centro de Europa, así que parece lógico continuar con una visita en familia por el parque MiniEurope y, de este modo, viajar por 27 países en un tiempo récord. Poco después de entrar en esta atracción, una mascota abraza a los niños y a los padres. Por fin, una fotografía con toda la familia. Viajamos por todos los continentes gracias a más de 300 monumentos representados con todo detalle y a escala reducida. Del Big Ben a la Acrópolis, pasando por la Tour Eiffel y un Muro de Berlín que se derriba. Es una suerte que Bruselas disponga de tanta oferta de ocio para niños. Y hasta asistimos al despegue del Cohete Ariane y a la erupción del Vesubio. Al salir y después de haber comido algo ahí mismo, los niños nos piden que vayamos de vacaciones a otro destino europeo. Nos falta tiempo para relajarnos en el Parque Acuático Océade, con su atmósfera tropical y, entre otras actividades para niños, encontramos: 14 toboganes, la piscina con olas más grande de Bélgica, saunas, jacuzzi, hammam… En resumen, una actividad ideal para vivir en familia, ubicada al lado de Mini Europe.

Para acabar este maravilloso día, una velada tradicional por el centro de Bruselas

Nos dirigimos, de nuevo, al centro de la ciudad, ¡y decidimos pasar por el Museo Belvue para descubrir la apasionante historia de Bélgica en familia! Hay un sinfín de juegos para todas las edades y resulta imposible aburrirse. De pronto, estamos creando una nueva bandera belga y pensando cómo sería al rey ideal. ¡Y la imaginación desbordante de los niños nunca dejará de sorprenderme! Después de toda esta actividad, nos entran ganas de tomar una cerveza Gueuze y a los niños un delicioso gofre caliente. A dos pasos de la Grand Place, nos relajamos en una terraza del Barrio Saint-Géry.

Descansar y disfrutar en estas vacaciones en familia nos sienta de maravilla. Es el momento de dedicarles unos momentos a los abuelos y abuelas, y enviarles una bonita postal para decirles que los queremos más que nunca. La última velada en Bruselas nos lleva a Chez Léon de Bruselas. ¡No se os habrá ocurrido que una familia de vacaciones a Bélgica se iba a librar del tradicional plato de mejillones y patatas fritas!! Además, este agradable restaurante nos ofrece rebajas para niños (gratuito para menores de 12 años).

Es el momento de llevar a cabo un breve informe del día y decidir con qué clausuraremos nuestra estancia mañana, consultando nuestra guía de viaje. Ponemos fin a la velada paseando por las callejuelas que rodean a la Grand Place. Nos obsequiamos con una noche tranquila tras un día cargado de actividades.

¡Más información en nuestra web de Bélgica Turismo!

 

 

En el último día de esta escapada en familia a Bruselas, hemos previsto conocer el chocolate belga y una actividad para niños de aventuras medievales. ¡Les va a encantar!

Nuestra mañana estará totalmente dedicada al chocolate en Bruselas. En esta ocasión, tomamos nuestro desayuno en el Museo del Cacao y del Chocolate, Rue de la Tête d’Or, a dos pasos de la Grand Place y enlazamos con la visita de estos lugares. El museo se ha acondicionado en una antigua casa bruselense y el ambiente es muy distendido. La calidad del chocolate belga cuenta con un reconocimiento internacional, de modo que viajamos al universo del praliné y de la tableta, desde sus orígenes hasta el producto acabado.

Carteles, vídeos, paneles explicativos, estatuas y objetos varios nos aportan mucha información acerca de la procedencia del cacao, los métodos de fabricación… Un maestro chocolatero nos presenta una demostración de chocolate sobre la fabricación de pralinés que podemos degustar. Nos encanta. ¡Los niños lo pasan en grande metiendo galletas spéculoos en una máquina-templadora, llena de chocolate! ¡Y gotea por todas partes! ¡Un placer garantizado, pero no hay que olvidar las servilletas!

Al salir, no nos olvidamos de dedicarnos al shopping chocolateado y compramos algunas cajas de pralinés para los abuelos y los amigos (Galler, Laurent, Gerbaud, Planète Chocolat, Jean-Philippe Darcis)… No falta ni una marca conocida. Un pequeño Manneken Pis que presidirá la estantería, en medio de las actividades para niños, como recuerdo de nuestra escapada. Al pasar por la Rue Marché aux Charbons, nos llaman la atención los caramelos. Nos llevamos dos bolsitas de dulces azucarados y de colores, hechos a mano, en Papabubble. Los probaremos en el camino de vuelta.

Como colofón a nuestra escapada nos dirigimos a Sortilège, donde disfrutaremos de una actividad lúdica en plena naturaleza, a través de la que viajaremos a otro mundo. Enigmas, juegos de niños y niñas, personajes fantásticos, brujas, caballeros, cabañas, puentes suspendidos… se dan cita en esta actividad que nos depara emociones y sorpresas a lo largo del recorrido temático. Nos quedamos aproximadamente 3 h y podríamos haber podido continuar más tiempo. ¡Una actividad en familia!

Después de todas estas emociones, se nos ha despertado un poco el apetito. Nos aconsejan tomar un buen bocadillo bio en la Granja Pilifs, un bar para ir con niños. Cogemos el autobús 47 para ir a buscar nuestra maletas, cohete incluido, y volvemos a tomar el tren en la Gare du Midi, donde saludamos por una última vez a Tintín (Fresco Tintín en la Gare du Midi). Este pequeño reportero nos ha acompañado a lo largo de nuestra escapada en familia, que no estamos dispuestos a olvidar.

Y lo mejor de todo... ¡nos ha encantado viajar con los niños!

 

Cualquier excusa es perfecta para hacer una escapada en familia a Bruselas, capital de Bélgica y también capital europea. Es una ciudad que reúne las características de una gran ciudad, con el encanto de las pequeñas urbes tranquilas, moderna con un maravilloso toque clásico. Descubre sus coloridas fachadas cómic, contágiate del cosmopolitismo, la magia del surrealismo o los edificios Art Nouveau y Art Déco… Viajar con niños a Bruselas es una fantástica experiencia que tiene un gran impacto para toda la familia. ¡BIENVENIDOS!

viajar en familia a Bruselas | Tintin Bruselas |museo del chocolate Bruselas | atomium Bruselas | mini europe Bruselas


¿Necesitas más información?… ¡Ponte en contacto con nosotros! ¡Nos apasiona Bruselas!

Tu nombre (*)

Introduce tu nombre
Apellidos (*)

Introduce tus apellidos
Tu email (*)

Introduce tu email
Teléfono (*)

Introduce un teléfono de contacto Tu teléfono
Ciudad Origen (*)

Introduce tu ciudad de origen
Observaciones