Bruselas en 24 horas

 

Para conocer bien Bruselas, cuantos más días tengamos mejor. Pero si sólo tenemos un día, lo mejor es andar por el centro de la ciudad. Si estás en esta situación, lo primero que puedes hacer es comprar un abono de transporte que te va a permitir viajar por toda la ciudad sin problemas. En Bruselas hay una tarifa de abono que cuesta 7,00€ que te dejará subir y bajar de todos los transportes públicos durante todo el día.

Una vez hayamos comprado el abono, lo primero que vamos a hacer es ir hasta su gran plaza "Grand-Place", que por algo ha sido clasificada como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. En la plaza están los edificios más relevantes de la ciudad: el Ayuntamiento y la Casa del Rey, además de las casas gremiales que la rodean. Y como en casi todas las grandes plazas de Europa, está rodeada por muchos restaurantes y cafeterías con productos típicos de la ciudad.

 

Durante 5 días del mes de Agosto, esta plaza se llena de una alfombra de flores de colores. Exactamente con 750 mil begonias distribuidas con mucho esmero reproduciendo diseños medievales, dando vida a una increíble alfombra vegetal que se puede observar desde el balcón de Ayuntamiento que está abierto a los visitantes.

En esta zona que está en el centro de la ciudad, lo que más nos llama la atención son sus riquísimas chocolaterías, cuyos cuidados escaparates son un reclamo perfecto para atraer la atención y los deseos de los viandantes. Mientras caminamos por las calles con un buen trozo de chocolate en nuestras manos, nos encontramos con un gigantesco grafiti que ocupa toda la fachada de un edificio. Podemos ver dibujada la figura de un ángel clásico, acicalado con camisa, vaquero y una camiseta. Lo más impactante es que el angelito está haciendo pis sobre lo que parece una radio antigua de esas que los raperos suelen llevar todo el día sobre sus hombros. Se trata de una réplica del famoso Manneken Pis, seguramente es una de las esculturas de bronce más conocidas del mundo.

Después de ir al centro de la ciudad, vamos a conocer los edificios que componen las instituciones europeas, caminando hasta la gran bóveda que se ve al final y acabando en el jardín botánico donde descansaremos un poco. Al margen de tres o cuatro cafeterías, esta zona tiene muy poco tránsito, lo cual nos vendrá fenomenal si queremos hacer fotos o leer con detenimiento las numerosas placas conmemorativas que señalan todo el camino entre el Parlamento Europeo, la Comisión Europea, el Consejo de la Unión Europea, el Comité Económico y Social entre otras delegaciones comunitarias.

 

 

La bóveda a la que me refería antes se encuentra en el Parque del Cinquantenaire de Bruselas. Se trata de un arco del triunfo, que está rodeado por edificios en forma de U que contienen, entre otros, el museo de la armada, el del automóvil "Autoworld", el museo de arte y de historia y el de la aviación.

El Jardín Botánico es realmente un gran centro cultural donde se realizan conciertos, exposiciones, conferencias, etc. El saber de las plantas y de las flores implica una intensa ocupación investigadora. La observación de los colores y de las formas de estas flores se convierte en una gran pasión, que los transforma en verdaderos observatorios de la variedad biológica vegetal, donde los visitantes pueden descubrir desde las plantas más normales hasta las más exóticas.

Hay un sitio que hay que ver que es el Atomium, construido en 1958 debido a la Exposición Universal, es una estructura impactante que representa 9 átomos realizados de cristal de hierro y que se ha convertido en el auténtico icono de Bruselas. Además, la esfera situada en lo alto, está abierta al público.

Y para terminar el día, hablemos de museos. Aunque Bruselas alberga más de ochenta museos, con poco tiempo es difícil visitar todos. De todos, son realmente magníficos cuatro: el Museo de las Ciencias Naturales, el Museo BELvue, el Museo del Cinquantenaire y el Museo del Cómic, que rinde homenaje a la devoción de los belgas por los cómics y en él se puede ver todo el proceso de producción de los cómics y también todo lo relativo a Tintín, el mundialmente famoso reportero creado por Hergé en 1929, cuyos cómics han sido traducidos a más de cuarenta idiomas.

 

 

 

Cualquier excusa es perfecta para hacer una escapada en familia a Bruselas, capital de Bélgica y también capital europea. Es una ciudad que reúne las características de una gran ciudad, con el encanto de las pequeñas urbes tranquilas, moderna con un maravilloso toque clásico. Descubre sus coloridas fachadas cómic, contágiate del cosmopolitismo, la magia del surrealismo o los edificios Art Nouveau y Art Déco… Viajar con niños a Bruselas es una fantástica experiencia que tiene un gran impacto para toda la familia. ¡BIENVENIDOS!

museo del chocolate Bruselas | atomium Bruselas | mini europe Bruselas | museo del juguete Bruselas | viajes para niños